TESTIMONIO DE UN USUARIO DADO DE ALTA EN NUESTRO CENTRO

15/03/17 R.A.R   – Llegué a comunidad un 22 de septiembre por la mañana bastante temprano. Todavía me  acuerdo lo seguro de mí mismo que me sentía. Realmente me sentía orgulloso de mi capacidad para conducir mi vida. Yo decidía el camino que debía seguir para alcanzar lo que quería. – Me encantaban esas horas solitarias caminando por las calles. Era fascinante poder ir adónde se me antojara en todo momento. Me sentía dueño de mi vida y capaz de disfrutarla plenamente, por eso siempre procuraba pasarlo lo mejor posible. También había momentos difíciles, tramos de caminos solitarios y oscuros donde la soledad y la noche me devoraba. – Llegaron los momentos más difíciles de mi vida… perdí a la mujer que amaba y amo, el cariño de mis hijas, la confianza de mis padres etc… pero lo peor fue perder mi dignidad, el amor hacia mis seres queridos. Vivía sin ilusiones ni proyectos, asilado, perdido y confundido. Parecía que solo vivía para la Cocaína, soñando con ella, solo la droga era mi proyecto y mi ilusión. Hasta que ese 22 de septiembre conocí  “ARPOM”. Al poco tiempo entablamos una entrañable y estrecha relación de amistad. Empezasteis a estar presente en mis días difíciles para darme la mano cuando tenía miedo y me sentía solo. No sé cómo pero siempre me aconsejabais y advertíais, nunca os oí decirme “Te lo dije”. – Neciamente llegué a discutir con algún miembro del equipo e incluso compañero, pero vosotros siempre estabais ahí para regalarme abrazos y comprensión. – No lo entendía pero seguíais ayudándome y creyendo en mí a pesar de que yo me empeñaba a seguir encerrado en mi malestar. – Así fueron pasando días y días y todavía insistiendo en que nadie me ayudara a conducir mi vida. No mostraba ni expresaba lo que verdaderamente me atormentaba. – A la vuelta de mi primera salida a casa me derrumbé, y humillado y quebrantado me mostré ante vosotros; nunca olvidaré esa mañana dura en la que fueron muchas lágrimas y rabia que me hicisteis sacar de dentro. – Aprendí a renacer del dolor y a sentirme más grande hasta creerme de verdad que yo era capaz de darle la vuelta a mi oscuro pasado. Comencé a ser más sincero conmigo mismo y con los demás. Cada día me levantaba diciéndome que yo era capaz de conseguirlo y salir adelante. – Ya llega el día de recibir mi Alta Terapéutica y solo tengo palabras de agradecimiento hacia vosotros, me habéis devuelto la vida y ayudarme a recuperar  a esas personas que por el camino fui destruyendo. Gracias por ayudar a tantas personas a reconducir sus vidas, sentiros orgullosos por la labor que...

Leer más

UNO MÁS DE TANTOS…

Hola! No soy de escribir creo que más bien de pensar pero…os voy a contar una historia de cómo me fue con el programa en ARPOM; antes de eso, quiero remontarme tiempo atrás, pienso que es necesario para quienes leéis esto, bien porque os puedan de alguna manera ayudar o podáis identificaros con éstas líneas de un humilde servidor, antiguo usuario (que es como se les llama a las personas que están en el programa de rehabilitación de ARPOM). Vamos a ello, yo era un tío digamos que triunfador, seguro, alegre dicen que muy inteligente…ja! Con una estupenda familia, una buena casa, un buen coche, buen trabajo y dinero entre otras cosas, es cierto, muchas materiales diréis. Un tanto perezoso…es más, lo que escribo lo hago sin boceto y como vaya surgiendo…Ah! y porque me lo han pedido porque acabé bien el programa (6 meses más o menos), normalmente me ha ido bien en todo lo que me he propuesto sin dedicarle mucho aunque voy a esforzarme un poquito. Empecé a “coquetear” con las drogas en 2° ó 3° BUP y desde el principio ví que mi comportamiento no era como el de los demás, que no me “afectaba tanto” craso error, aunque no lo veía pues mi morbo era saber que iba puesto y pasaba desapercibido…este es el modus operandi que seguí en mi vida matrimomial, social laboral, etc. a mayor escala, pues ya era yo y el resto del mundo y si es cierto que veía que las cosas no iban bien, más me aislé…en aquél momento más me refugié en la cocaína, quizás pensando en autocastigo y no en que estaba abandonándome y alejándome de mis seres queridos…en fin, vino el paro, luego el divorcio y al poco tiempo reuní a la familia y hablé de lo que me pasaba…fué duro para una madre, abuela, tíos etc, no daban crédito porque no estaba deteriorado como puede estarlo otra persona, no era el típico yonki, imaginaos…el chico “perfecto” el orgullo d una madre por los suelos…creo que es la primera vez en mi vida que me “desnudé” hablé claro, y no me guardé nada… es cierto que iba puesto…como todos los días. Pues bien…a los pocos meses entré en el programa de rehabilitación aconsejado por un amigo que lo conocía. Bien es cierto que soy bastante anárquico en cuanto a sistemas y programaciones pero también soy camaleónico, no me fué difícil adaptarme, pero cuesta, no os voy a engañar muchos abandonan…pienso que trato a todos con respeto y aunque algo tímido digo las cosas a la cara y esto creo que me sirvió pues no tuve conflictos de ningún tipo y hablando se entiende la gente y...

Leer más

Mi paso por ARPOM

Mi paso por ARPOM tengo que decir que fue duro, pero a la vez reconfortante. Conseguí conocerme a mí mismo con la ayuda de todo el equipo y mi esfuerzo personal, pasé momentos difíciles, alegres, tristes, duros. Pero he conseguido dar un paso al frente en mi vida y ahora me encuentro contento y lleno de vida. Sigo teniendo muchas dificultades porque al volver a la calle es cuando te das cuenta de lo duro que es dejar la droga y dejar hábitos y el ambiente en los que me he movido toda mi vida y eso es lo que más me está costando. También quiero destacar el cambio que ha dado la relación con mi familia que antes estaba totalmente deteriorada y ahora es muy buena y poco a poco voy ganando la confianza que perdí. En resumen, que tuve un paso duro pero muy fructífero para mi vida, que ahora en la calle tengo mis dificultades pero las llevo bien y estoy muy muy feliz.  ...

Leer más