Sanidad lanza una campaña para concienciar sobre el VIH

Con motivo del Día Mundial del Sida, Sanidad lanzó una campaña para concienciar contra la no discriminación y el estigma asociado al VIH. El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha lanzado la campaña ‘Besar, Comprender, Amar, Disfrutar, Tocar y Convivir, No Transmite el VIH’, para concienciar a la sociedad contra la no discriminación y el estigma asociado al VIH. En ese día la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, presentó junto al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, el Pacto Social por la No Discriminación y la Igualdad de Trato Asociada al VIH. Además, Carcedo mostró el compromiso del Gobierno de Pedro Sánchez por generar los marcados jurídicos, sociales y normativos necesarios para eliminar el estigma y discriminación que sufren los pacientes con VIH y construir entornos que “favorezcan” la igualdad de trato y oportunidades del colectivo. Algunas de las líneas de actuación establecidas en el pacto son la de favorecer la igualdad de trato y de oportunidades de las personas con VIH; trabajar en favor de la aceptación social; reducir la estigmatización en las personas con VIH; y generar conocimiento que oriente las políticas y acciones frente a la discriminación. En la misma línea va la campaña lanzada, una iniciativa que se enmarca dentro de las directrices de ONU SIDA para luchar contra la discriminación y que ha sido distribuida a las comunidades autónomas y las ONG que trabajan con VIH para que lo difundan. La campaña va acompañada de un ‘spot’, que se comenzó a difundir a partir del 1 de diciembre y en el que se señalan diversos mensajes como, por ejemplo, que “amar no transmite el VIH”, “Convivir no transmite el VIH”, “Tocar no transmite el VIH”, “Disfrutar no transmite el VIH”, “Comprender no transmite el VIH” y “Besar no transmite el VIH”.     1 diciembre, 2018 | Noticias | Fuente original:...

Leer más

Aprobación del Plan de Acción sobre Adicciones 2018-2020

Noticia extraida de INFOCOP ON LINE (Consejo General de la Psicología de España) El pasado martes, 2 de octubre, la Conferencia sectorial sobre Drogas (máximo órgano de decisión política del Plan Nacional sobre Drogas, conformado por representantes de distintos ministerios), aprobó el Plan de Acción sobre Adicciones 2018-2020, un documento a través del cual se definen las áreas de actuación que se emprenderán en los próximos dos años en el Plan Nacional sobre Drogas. Como novedad, el Plan de Acción 2018 incorpora como nuevas prioridades el juego patológico, el uso compulsivo de las nuevas tecnologías y el abuso de psicofármacos, que, tal  y como ha señalado la Conferencia, conllevarán una mejora de los programas, de los indicadores de evaluación y de las encuestas de consumo bienales que el Plan Nacional sobre Drogas impulsa entre escolares y la población en general. Asimismo, como detallaremos a continuación, el nuevo Plan incluye acciones dirigidas a disminuir las barreras de acceso al tratamiento para las mujeres (especialmente las víctimas de violencia de género) y a conocer y asistir mejor los problemas de consumo crónico de la población drogodependiente envejecida. Partiendo de las metas para una “una sociedad más saludable e informada y más segura”, el Plan sobre Adicciones 2018-2020, aborda 36 acciones orientadas a alcanzar los tres objetivos primordiales de la Estrategia Nacional 2017-2024 (a saber: retrasar la edad de inicio al consumo de sustancias y el acceso a comportamientos potencialmente adictivos, disminuir estos consumos y conductas, y reducir los daños asociados y derivados de ellos). El documento está estructurado en función de sus áreas de actuación: 1. Prevención y reducción del riesgo; 2. Atención integral y multidisciplinar; 3. Reducción de daños; 4. Incorporación social; 5. Reducción y control de la oferta; 6. Revisión normativa; y 7. Cooperación judicial policial a nivel nacional e internacional.  Asimismo, recoge 6 áreas transversales: coordinación, gestión del conocimiento, legislación, cooperación internacional, comunicación y difusión, y evaluación y calidad. Con respecto a la primera área de actuación (Prevención y reducción del riesgo), el Plan de Acción busca, entre otros fines, promover una conciencia social de riesgos y daños provocados por las drogas y adicciones, aumentar la percepción del riesgo asociado al consumo y a determinadas conductas adictivas (juego, TICs), promover conductas y hábitos de vida saludable (incompatibles con el abuso de sustancias y otras conductas adictivas), y contar con la participación ciudadana a este propósito, detectando y previniendo precozmente los consumos de mayor riesgo (menores, embarazadas, durante la conducción de vehículos, etc.). En esta línea, presta especial atención a los menores de edad, poniendo de relieve el importante factor de riesgo que supone la baja percepción del peligro por parte de los adolescentes frente al consumo de drogas, especialmente el alcohol y el cannabis, y manifestando la...

Leer más

Enganchados a los videojuegos: La red suma tres actividades que engrosan la lista de adicciones: apuestas, porno y juegos

Noticia publicada por ANA MACPHERSON, BARCELONA   La Vanguardia  15/10/2018      “Las finales de algunos videojuegos se celebran como un gran espectáculo que supera en seguidores a los clásicos campeonatos deportivos (Legue of Legends)” La industria online es un negocio de 100.000 millones de euros. En estos momentos, un campeonato de uno de los juegos de moda, sus jugadores ante las pantallas, tiene más espectadores que la NBA. ¡La gente está pagando una suscripción por verlos!”, advierte MarcPotenza, psiquiatra experto en uso problemá-tico de internet de la Universidad de Yale (EE.UU.). Participó esta semana en una jornada sobre la adicción a la red que convocó el hospital de Bellvitge y el instituto de investigación Idibell y recalcó cuál es el escenario: mucho dinero en juego para conseguir sujetar ante la pantalla el mayor tiempo posible al mayor número de personas posible. En la unidad de juego patológico y adicciones comportamentales(que incluye hoy juego con apuestas on line, porno, compras, videojuegos… la lista va creciendo), sigue siendo el jugarse dinero la principal adicción: más del 80% de los pacientes, uno de cada tres por apuestas deportivas instantáneas con el teléfono. “Nada me salía bien; en cambio, jugar siempre me daba satisfacción; un sustituto, doce horas al día” Pero la adicción al videojuego ya escala puestos: el 3% de las personas que buscan ayuda allí son adictos a los Lol, Wow o Fornite. Por ese motivo la Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé incluir en su compendio de dolencias la adicción a los videojuegos como un problema de salud que se ha de tratar y prevenir y miles de investigadores en todo el mundo, sobre todo en países asiáticos, buscan evidencias que permitan clasificar correctamente cuál es el problema en cada uso problemático de internet para hablar de tratamientos, prevención y regulación. “El número de nuevos pacientes crece y cada vez, más jóvenes”, indica Susana Jiménez, la psiquiatra que coordina la unidad de Bellvitge. Porque en un equipo como el suyo, los problemas tardan en llegar, hace falta cierto tiempo para arruinarse con el juego o identificar que uno está enganchado a una actividad que le perjudica seriamente. Los expertos reclaman responsabilidad a las administraciones y alguna regulación Pero el proceso se está acelerando. Engancharse a los videojuegos de forma peligrosa es más fácil cuando la oferta es siempre con multijugadores, porque cuando subes de nivel, los otros participantes son de cualquier huso horario. Desaparecen los horarios, dejas de dormir por la noche, ya no rindes al día siguiente, todo empieza a ir mal, el entorno familiar se rebota… “Al final sólo estás bien cuando juegas”. Así lo explicó un joven ingeniero informático en las jornadas de Bellvitge. “Empecé con la videoconsola de mi hermano. Los videojuegos durante la adolescencia eran algo bueno. Incluso tenía un componente social. Quedábamos con los amigos”....

Leer más

“Socidrogalcohol lanzará una formación reglada en adicciones igual en todo el territorio español”

Escrito por La Sociedad y publicada en Socidrogalcohol en el día 02/07/2018.   La sociedad científica va a poner en marcha con el aval de los cuatro consejos (enfermería, medicina, psicología y trabajo social) y el Plan Nacional sobre Drogas una formación reglada en adicciones La pasada semana tuvo lugar en Madrid una reunión en la sede del Plan Nacional sobre Drogas, PNSD, representada por el presidente Francisco Pascual y el vocal encargado de la formación, Juan José Fernández Miranda, junto a los representantes de los cuatro consejos generales de las profesiones más afines al tratamiento de los trastornos adictivos: Medicina, Psicología, Trabajo Social y Enfermería. El objetivo de esta reunión es el de establecer una formación reglada en el campo de los trastornos adictivos para los próximos años en línea con la estrategia del Plan Nacional sobre Drogas. Para ello se va a consensuar un contenido formativo para la parte troncal igual para todas las profesiones, pero con contenidos específicos para cada una de las profesiones, así como seminarios de especialización. Este verano se va a elaborar un programa que se dará a conocer en el último trimestre del presente año. El formato de la formación será presencial y para todo el territorio español con el aval de los cuatro consejos y la acreditación correspondiente para las distintas profesiones y con el apoyo del PNSD. La reunión mantenida ha establecido programa, contenido, profesores y...

Leer más

” Uso de internet, adicción o problema de educación para su uso”.

Noticia publicada en el País en el día 29 julio 2018 por Diego Mir   “PSICOLOGÍA: Deje de hablar de adicción a Internet” Este supuesto trastorno mental fue formulado por un prestigioso psicólogo, que se lo inventó para gastar una broma. Ahora muchos profesionales prometen curar esta ‘enfermedad’. Pero si hemos hecho de la Red nuestro modo de vida, ¿quiere decir que todos somos adictos? Una broma tomada en serio. La adicción a Internet nació así, y tiene fecha exacta: el 16 de marzo de 1995. Ese día el psiquiatra Ivan Goldberg envió a algunas listas de correo electrónico un mensaje en el que comentaba en tono irónico que había descubierto un nuevo trastorno al que denominó “síndrome de adicción a internet”. La nueva patología iba acompañada de sus criterios diagnósticos imitando el estilo del DSM, el famoso manual de diagnósticos psiquiátricos editado por la Asociación Americana de Psiquiatría. El mensaje se difundió y poco tiempo después empezaron a aparecer las primeras clínicas para el tratamiento de la nueva enfermedad: se había obrado el milagro. Una de las primeras fuentes que ofreció terapia contra esta nueva adicción fue paradójicamente un sitio un web llamado netaddiction.com, creado por la doctora estadounidense Kimberly Young. Hasta ahora, la única conducta adictiva que se estudia como un problema y que se practica en Internet es el juego ‘online’ Esta empresaria e investigadora fue la responsable de difundir el nuevo síndrome a escala planetaria a través de sus libros y materiales y, sin ocultar el conflicto de interés, ha patentado su propia terapia para el tratamiento del supuesto trastorno y cuenta con su propio programa de recuperación. Muchos profesionales vieron en este nuevo síndrome la posibilidad de ampliar el negocio. Conforme crecía el número de usuarios empezaron a abrirse clínicas en todos los países del mundo, desde China hasta España. A su vez, los medios se sumaron irresponsablemente a la difusión de la nueva enfermedad. Llegados a este punto, la adicción a Internet había quedado constituida como un nuevo trastorno mental. Un diagnóstico con muchos agujeros. Cuando hablamos de adicciones nos estamos refiriendo siempre a conductas adictivas. Usamos la fórmula “adicción al tabaco” para hablar concretamente de fumar pero, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de “adicción a Internet”? Hoy usamos la Red para casi todo: desde ver una serie de televisión y seguir las noticias hasta descargar recetas a nuestro robot de cocina o alquilar una habitación de hotel. ¿Debemos sumar todos los usos o hay algunos que son más adictivos que otros? Si ese fuera el caso, entonces lo correcto sería hablar de la conducta concreta y no del medio que se utiliza para llevarla a cabo, en este caso, la nube....

Leer más

Los “atracones” de alcohol compromete la salud cardiovascular de los jóvenes

Destacamos noticia actualizada en el día 27/06/2018 por  A.Otero @abc_salud en la sección de Hábitos saludables del ABC (Madrid)   El exceso de alcohol, no cabe ninguna duda, es muy nocivo para la salud. De hecho, infinidad de estudios han demostrado que el consumo abusivo de alcohol acorta la vida. Y no solo en aquellos casos en los que este abuso es consecuencia de un consumo continuado, lo que deriva en una degeneración progresiva de numerosos órganos, sobre todo del hígado y del cerebro. También cuando el consumo, aun esporádico, se produce en ‘atracones’, un término que los médicos denominan ‘binge drinking’ y que expresa de manera muy precisa lo que sucede en los ‘botellones’ que realizan los jóvenes y los adolescentes. De hecho, un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Vanderbilt en Nashville (EE.UU.) alerta que los jóvenes que se dan ‘atracones’ frecuentes de alcohol tienen una probabilidad significativamente mayor de presentar factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares.  Como explica Mariann Piano, directora de esta investigación publicada en la revista «Journal of the American Heart Association», «comparado con lo que ocurría en las generaciones anteriores, la penetración, intensidad –número de bebidas– y regularidad –varias veces a la semana– del ‘binge drinking’ provoca que los adultos jóvenes de hoy en día tengan un riesgo superior de presentar mayores tasas de daño atribuible al alcohol. Los jóvenes deben ser conscientes de que las consecuencias de estos ‘atracones’ repetidos pueden dañar sus corazones. Y es que los riesgos van mucho más allá de un mal rendimiento académico y de un mayor riesgo de accidentes». Malo para el corazón Los estudios ya han demostrado que el consumo de alcohol en atracones, o lo que es lo mismo, el consumo por los varones de cinco o más bebidas alcohólicas –y de cuatro o más por las mujeres– en un tiempo máximo de dos horas, aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular en las personas de mediana edad y en los mayores. Sin embargo, la relación entre el ‘binge drinking’, la presión sanguínea y los factores de riesgo cardiometabólicos no se encuentra tan clara en el caso de los adultos más ‘jóvenes’. En el estudio, los autores analizaron el posible efecto del ‘binge drinking’ sobre los factores de riesgo cardiovascular –entre otros, la presión arterial y los niveles de colesterol y azúcar en sangre– de 4.710 adultos que, con edades comprendidas entre los 18 y los 45 años, habían respondido a distintos cuestionarios sobre sus patrones de consumo de alcohol con motivo de su participación en las Encuestas Nacionales de Salud y Nutrición de Estados Unidos (NHANES) 2011-2012 y 2013-2014. Los jóvenes deben ser aconsejados sobre el abuso del alcohol y alertados...

Leer más