La adicción a los ansiolíticos, una amenaza en alza entre los adolescentes

Noticia extraída del programa de Cadena Ser “La Ventana”  por Matilde Suárez y Alejandro Martínez. Madrid. 12/03/2018     En la que el  doctor y especialista en adicciones, Francisco Pascual, analiza el último estudio realizado por el Plan Nacional sobre Drogas. Uno de cada seis adolescentes calmó sus tensiones ante un examen o una ruptura tomando ansiolíticos en el último año. Es una de las conclusiones de un estudio realizado por el Plan Nacional sobre Drogas, que también afirma que las pastillas tranquilizantes superan, por primera vez, al alcohol o al tabaco como la primera droga que consumen los jóvenes. Para comentar este problema, a “La Ventana” se ha asomado este lunes el doctor Francisco Pascual, especialista en adicciones y Presidente de Socidrogalcohol.  “Esto es como la novela de Un mundo feliz, de Aldous Huxley, es decir, queremos una solución mágica para nuestros problemas y esa solución mágica no existe”, ha afirmado Pascual. En este sentido, el doctor ha añadido: “Si, además, utilizamos algún tipo de compuesto químico la solución es al contrario, nos va a generar un problema porque no nos enseña a resolver las cosas”. La adicción a este tipo de fármacos, la cuarta droga favorita de los 35.000 estudiantes encuestados, implica también importantes riesgos para la salud: “Estamos hablando de sustancias que son depresores del sistema nervioso central que pueden disminuir la memoria, la concentración, etc”. Pese a todo, Francisco Pascual es optimista: “Es el momento de revertir esta tendencia y de pensar que nuestros jóvenes tienen muchas oportunidades en la vida, siempre y cuando los adultos los dejemos avanzar, dejemos que tomen decisiones, dejemos que se equivoquen y que maduren como...

Leer más

La OMS ha incluido el “trastorno por videojuegos” en el CIE-11

Según art. publicado en Infocop en el 02/02/2018, la OMS decide incluir el trastorno por videojuegos en la Clasificación Internacional de Enfermedades: Fue a principios de 2017 cuando se supo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) valoraba incluir el trastorno por videojuegos como enfermedad mental. A pesar de las críticas recibidas por muchos expertos, en los primeros días de este año 2018, la OMS ha publicado en su página Web el borrador de la próxima edición de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11), en el que finalmente ha decidido incluir el “trastorno por videojuegos” (“Gaming disorder”), que se refiere al uso de juegos digitales o videojuegos, ya sea mediante conexión a Internet o sin ella. Dentro del epígrafe de “trastornos debidos a comportamientos adictivos”, la OMS ha incluido esta categoría diagnóstica que se caracteriza por un patrón de comportamiento de juego “continuo o recurrente” vinculado a tres condiciones negativas provocadas por el mal uso de los juegos digitales: 1) la falta de control de la conducta de juego en cuanto al inicio, frecuencia, intensidad, duración, finalización y contexto en que se juega; 2) el aumento de la prioridad que se otorga a los juegos frente a otros intereses vitales y actividades diarias; 3) el mantenimiento o escalada de la conducta a pesar de tener conciencia de las consecuencias negativas.   Según esta organización, aunque la mayoría de personas que juegan videojuegos no sufre ningún trastorno, se considera que se da un trastorno por videojuegos cuando el patrón de comportamiento es tan grave como para causar un deterioro significativo en las áreas de funcionamiento personal, familiar, social, educativo, ocupacional u otras áreas importantes. Este borrador afirma que la sintomatología debe darse al menos durante 12 meses para que se asigne el diagnóstico, aunque si se cumplen todos los requisitos y los síntomas son graves, puede acortarse la duración requerida. Aunque no cabe duda de que, en ocasiones, se dan comportamientos problemáticos en torno al juego, algunas voces dudan de que podamos hablar de un nuevo trastorno. Según argumentan algunos expertos, la base científica en la que se basa esta categoría diagnóstica es de baja calidad; no hay consenso en cuanto a la sintomatología y la definición se basa demasiado en el uso de sustancias y los criterios del juego. En un artículo sobre este tema, firmado por profesionales de todo el mundo, Scholars’ open debate paper on the World Health Organization, ICD-11 Gaming Disorder proposal, se considera que es prematuro hablar de un diagnóstico formal, y que su uso puede tener algunas consecuencias nocivas a nivel médico, científico, social, de salud pública y de los derechos humanos. Por ejemplo, afirman que se pueden dar muchos falsos positivos, o...

Leer más

Un estudio muestra que los cigarrillos electrónicos afectan el cerebro de manera similar a otras fuentes de nicotina

Según art.  publicado en el día 31 de enero de 2018 en NIH (National Istitute on Drug Abuse) destacan en un estudio de qué forma afecta el consumo de cigarrillos electrónicos y está aumentando en los adolescentes el consumo de tabaco en el futuro. Los cigarrillos electrónicos que contienen nicotina (e-cigs) producen cambios cerebrales similares a los causados ​​por otras fuentes de nicotina, como cigarrillos combustibles o pastillas de nicotina, según indica un estudio patrocinado por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas. Los investigadores descubrieron que cuando nueve usuarios regulares de e-cigs volvieron a vapear los dispositivos después de 14 horas de abstinencia, exhibieron algunos de los mismos cambios en la función cerebral que se han relacionado con el alivio de los síntomas de la abstinencia en estudios con cigarrillos combustibles. Los cigarrillos electrónicos afectaron la actividad en la red de recompensa prefrontal.  Específicamente, varias regiones cerebrales mostraron un compromiso reducido con las redes neuronales que determinan la importancia y el valor de recompensa de las experiencias. Además, hubo un aumento en la asociación funcional entre la red de recompensa prefrontal y la red de control ejecutivo frontoparietal, por lo que el aumento de la actividad en uno se asoció con una disminución de la actividad en el otro. Los participantes del estudio informaron reducciones en el deseo de nicotina. Además, la inhabilidad de concentrarse debido a la abstinencia de nicotina se revirtió parcialmente cuando reanudaron el uso de e-cig. Los hallazgos del estudio sugieren que la nicotina en e-cigs es activa en el cerebro, similar a otras fuentes de nicotina.Se necesitan más estudios para comprender si los e-cigs pueden causar adicción de la misma manera que los cigarrillos combustibles. Algunos adolescentes que usan cigarrillos electrónicos y otros productos de tabaco que no son cigarrillos informan que fuman cigarrillos un año después, según una investigación reciente financiada por institutos dentro de los Institutos Nacionales de Salud y la Administración de Alimentos y Medicamentos. La investigación se basa en datos de los participantes del estudio nacionalmente representativo de evaluación de la población del tabaco y la salud (PATH) . Los investigadores estudiaron el inicio del tabaquismo entre más de 10.000 participantes en el estudio PATH.Cuando se entrevistó por primera vez entre los 12 y los 17 años, aproximadamente la mitad del grupo informó que había usado e-cigs, narguile, tabaco u otros productos de tabaco que no son cigarrillos, pero nunca cigarrillos; el resto dijo que siempre habían estado completamente libres de tabaco. Cuando se volvió a entrevistar un año después, el 4,6 por ciento del grupo informó que ya había fumado un cigarrillo. Ajustados para otros factores de riesgo de fumar, aquellos que inicialmente informaron haber usado un producto de tabaco sin cigarrillos tenían el doble de probabilidades...

Leer más

El alcohol está detrás del 10% de las muertes en España

Alrededor del 10 por ciento de las muertes que ocurren en España están relacionadas, directa o indirectamente, con el alcohol, porcentaje que se eleva hasta el 25 por ciento en los casos de defunciones de jóvenes de entre 20 y 30 años, según ha alertado el presidente de Socidrogalcohol , Francisco Pascual, durante la presentación del dossier ‘Alcohol, una amistad peligrosa’, realizado junto con la Confederación de Alcohólicos, Adictos en Rehabilitación y Familiares en España (CAARFE) y Lundbeck . En concreto, unas 25.000 personas mueren cada año en España por consumo de alcohol, de las cuales el 70 por ciento son hombres y el 30 por ciento mujeres. Y es que, tal y como ha avisado la medical & market access director de Lundbeck, Susana Gómez-Lus, la ingesta abusiva de bebidas alcohólicas se relaciona con la aparición de más de 60 tipos de enfermedades y lesiones como, por ejemplo, cáncer, patologías hepáticas, cardiovasculares, diabetes tipo 2 y trastornos mentales, entre otros. Se considera que una persona tiene un consumo de riesgo cuando, en el caso de los hombres, bebe entre 4 y 6 unidades de bebida al día o entre 28 y 46 a la semana y entre 2 y 4 unidades diarias o entre 14 y 28 semanales en el caso de las mujeres. Sin embargo, y pese a que esta estimación, realizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha sido comentada en diversas campañas de concienciación, tres de cada diez españoles consideran “admisibles” estas ingestas. Pero la realidad, según ha añadido el doctor Pascual, es que se ha demostrado que el 12 por ciento de todos los cánceres tienen una relación directa con el consumo de alcohol. Por ejemplo, el cáncer de mama aumenta su riesgo de aparición en un 7 por ciento cuando se consumen más de 20 gramos diarios de alcohol y el de intestino hasta un 23 por ciento, en comparación con la población cuyo consumo es moderado o nulo. Asimismo, el alcohol está detrás del 17 por ciento de los accidentes de tráfico, hasta del 30 por ciento de las muertes en carretera y multiplica por tres el riesgo de aparición de depresión mayor. “El alcohol tarda cinco minutos en afectar al cerebro y ahí es cuando empiezan a aparecer alteraciones en la cognición, habla o memoria, llegando a su efecto máximo a los 30 o 45 minutos de haberlo consumido”, ha detallado el presidente de Socidrogalcohol. Sólo el 20% de los alcohólicos está diagnosticado Ahora bien, se estima que sólo dos de cada diez casos de TCA están diagnosticados debido al estigma social que rodea a estas personas, a que muchos no son conscientes de que padecen este problema y...

Leer más

PERFIL DE LAS PERSONAS ATENDIDAS POR LA RED UNAD EN ANDALUCÍA

  Las entidades andaluzas de atención a las adicciones realizaron 15.000 intervenciones en el pasado año. Del total de personas atendidas, la mayoría de ellas tenía entre 26 y 44 años de edad, siendo muchas consumidoras de varias sustancias.  18/10/2017- Como entidad miembro de la red UNAD-Andalucía, ENLACE da a conocer las conclusiones del estudio sobre el perfil de las personas atendidas por problemas de adicciones durante el pasado año 2016. Este estudio, en el que han participado un total de 64 entidades, ha sido coordinado por UNAD (Unión de Asociaciones y Entidades de Atención al Drogodependiente) en colaboración con el Colegio de Sociólogos de Madrid y gracias al apoyo del Plan Nacional Sobre Drogas (Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad). Entre las conclusiones recogidas de 15.000 intervenciones realizadas en servicios prestados por las entidades de intervención psicosocial de UNAD, destaca que la franja de edad más atendida es entre 26 y 44 años (55%), que consumen varias drogas en el 75% de los casos. En el caso de los hombres, el tiempo de consumo es superior a los 11 años en un 48%, mientras que entre las mujeres oscila entre 6 y 10 años (36%). Entre las mujeres más jóvenes, de entre 16 y 25 años, está aumentando ligeramente el porcentaje, lo que puede significar dos cosas: una mejora del acceso a los recursos para las mujeres o un aumento del consumo entre las mujeres jóvenes. La mayoría de las personas usuarias han sido atendidas en recursos asistenciales, seguido de los servicios de asesoramiento jurídico. Respecto a las sustancias consumidas, se mantienen las tendencias de consumo que ofrecen otros estudios estadísticos y, obedeciendo a diferencias de género ya detectadas, los hombres consumen más sustancias ilegales y las mujeres superan ligeramente a los hombres en problemas con el alcohol, cuadriplicándolos en cuanto a ansiolíticos y somníferos. Concretamente, en lo que se refiere a quienes recibieron atención por primera vez en 2016, las mujeres superan a los hombres en el consumo de alcohol en un 31%, tal y como indicábamos. Un 17% de ellas son usuarias de ansiolíticos o somníferos, mientras que entre los hombres se demanda mayor asistencia debido al consumo de cocaína (27%) y cannabis (17%). El capítulo dedicado a las adicciones sin sustancia sitúa en primer lugar la adicción al juego (43% de las personas atendidas). Además, durante estos últimos años, estamos viendo que la adicción al teléfono móvil cobra importancia, llegando a ser un problema para un 32% de personas. Los videojuegos e internet son la causa de la solicitud de asistencia para el 10% y 6% respectivamente de usuarios y usuarias. En este grupo también se observan claras diferencias de género. Entre las mujeres destaca la adicción al teléfono móvil (50%), mientras que entre los hombres es más frecuente el juego patológico (52%). En la red UNAD Andalucía destaca la importante labor de asesoramiento, apoyo y acompañamiento a las familias...

Leer más

Las personas fumadoras con el VIH y carga viral indetectable corren más riesgo de sufrir cáncer de pulmón que sida

Artículo extraido de info.drogas por Miguel Vázquez | Fuente original: Aidsmap/Elaboración propia (gTt-VIH) |  05/10/2017 La deshabituación tabáquica supone unos beneficios muy notables sobre la esperanza de vida por lo que deberían promocionarse los programas para dejar de fumar en esta población. Entre las personas con el VIH, el consumo de tabaco es superior al de la población general. El equipo de investigadores estima que el impacto del consumo de tabaco sobre la causa de muerte se hará cada vez más patente a medida que esta población de personas con el VIH envejezca. Las personas fumadoras con el VIH y que mantienen una carga viral indetectable gracias al tratamiento antirretroviral corren un riesgo entre seis y trece veces superior de fallecer por cáncer de pulmón que por cualquier enfermedad relacionada con sida, según los hallazgos de un estudio publicado en la revista JAMA Internal Medicine. Las conclusiones del estudio dan más fuerza a la opinión de que, para las personas con una infección por el VIH bien controlada, el hecho de fumar representa una mayor amenaza para su salud que el propio virus  Entre las personas con el VIH, el consumo de tabaco es superior al de la población general. Por ejemplo, en EE UU, se calcula que el 40% de las personas con el VIH son fumadoras, frente al 15% del resto de la población. El consumo de tabaco reduce la esperanza de vida ya que es causa de problemas cardiovasculares, cánceres y de la denominada enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC o enfisema). Otro estudio realizado por el mismo equipo de investigación concluyó que en el caso de las personas con el VIH y una carga viral indetectable gracias al tratamiento, el consumo de tabaco redujo su esperanza de vida en seis años. El equipo de investigadores examinó datos recientes procedentes de estudios sobre personas que comenzaron el tratamiento antirretroviral en EE UU y, a partir de ellos,  se calculó el riesgo de mortalidad por cáncer de pulmón hasta los 80 años de edad, considerando el hábito de fumar y la edad en el momento de iniciar el tratamiento antirretroviral. También se determinó el efecto sobre la mortalidad que tendría el abandono del tabaco en distintas edades. En el modelo se partió del supuesto de que las personas con el VIH empezaron a recibir atención médica cuando su recuento de CD4 era de 360 células/mm3, y que el 87% de las personas que iniciaron el tratamiento alcanzarían una carga viral indetectable. El equipo de investigadores les aplicó a las personas fumadoras (en activo o en el pasado) las tasas de riesgo estándar de desarrollar cáncer de pulmón, a partir de datos procedentes de la población general de EE UU. Los fumadores...

Leer más