Un estudio muestra que los cigarrillos electrónicos afectan el cerebro de manera similar a otras fuentes de nicotina

Según art.  publicado en el día 31 de enero de 2018 en NIH (National Istitute on Drug Abuse) destacan en un estudio de qué forma afecta el consumo de cigarrillos electrónicos y está aumentando en los adolescentes el consumo de tabaco en el futuro. Los cigarrillos electrónicos que contienen nicotina (e-cigs) producen cambios cerebrales similares a los causados ​​por otras fuentes de nicotina, como cigarrillos combustibles o pastillas de nicotina, según indica un estudio patrocinado por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas. Los investigadores descubrieron que cuando nueve usuarios regulares de e-cigs volvieron a vapear los dispositivos después de 14 horas de abstinencia, exhibieron algunos de los mismos cambios en la función cerebral que se han relacionado con el alivio de los síntomas de la abstinencia en estudios con cigarrillos combustibles. Los cigarrillos electrónicos afectaron la actividad en la red de recompensa prefrontal.  Específicamente, varias regiones cerebrales mostraron un compromiso reducido con las redes neuronales que determinan la importancia y el valor de recompensa de las experiencias. Además, hubo un aumento en la asociación funcional entre la red de recompensa prefrontal y la red de control ejecutivo frontoparietal, por lo que el aumento de la actividad en uno se asoció con una disminución de la actividad en el otro. Los participantes del estudio informaron reducciones en el deseo de nicotina. Además, la inhabilidad de concentrarse debido a la abstinencia de nicotina se revirtió parcialmente cuando reanudaron el uso de e-cig. Los hallazgos del estudio sugieren que la nicotina en e-cigs es activa en el cerebro, similar a otras fuentes de nicotina.Se necesitan más estudios para comprender si los e-cigs pueden causar adicción de la misma manera que los cigarrillos combustibles. Algunos adolescentes que usan cigarrillos electrónicos y otros productos de tabaco que no son cigarrillos informan que fuman cigarrillos un año después, según una investigación reciente financiada por institutos dentro de los Institutos Nacionales de Salud y la Administración de Alimentos y Medicamentos. La investigación se basa en datos de los participantes del estudio nacionalmente representativo de evaluación de la población del tabaco y la salud (PATH) . Los investigadores estudiaron el inicio del tabaquismo entre más de 10.000 participantes en el estudio PATH.Cuando se entrevistó por primera vez entre los 12 y los 17 años, aproximadamente la mitad del grupo informó que había usado e-cigs, narguile, tabaco u otros productos de tabaco que no son cigarrillos, pero nunca cigarrillos; el resto dijo que siempre habían estado completamente libres de tabaco. Cuando se volvió a entrevistar un año después, el 4,6 por ciento del grupo informó que ya había fumado un cigarrillo. Ajustados para otros factores de riesgo de fumar, aquellos que inicialmente informaron haber usado un producto de tabaco sin cigarrillos tenían el doble de probabilidades...

Leer más

El alcohol está detrás del 10% de las muertes en España

Alrededor del 10 por ciento de las muertes que ocurren en España están relacionadas, directa o indirectamente, con el alcohol, porcentaje que se eleva hasta el 25 por ciento en los casos de defunciones de jóvenes de entre 20 y 30 años, según ha alertado el presidente de Socidrogalcohol , Francisco Pascual, durante la presentación del dossier ‘Alcohol, una amistad peligrosa’, realizado junto con la Confederación de Alcohólicos, Adictos en Rehabilitación y Familiares en España (CAARFE) y Lundbeck . En concreto, unas 25.000 personas mueren cada año en España por consumo de alcohol, de las cuales el 70 por ciento son hombres y el 30 por ciento mujeres. Y es que, tal y como ha avisado la medical & market access director de Lundbeck, Susana Gómez-Lus, la ingesta abusiva de bebidas alcohólicas se relaciona con la aparición de más de 60 tipos de enfermedades y lesiones como, por ejemplo, cáncer, patologías hepáticas, cardiovasculares, diabetes tipo 2 y trastornos mentales, entre otros. Se considera que una persona tiene un consumo de riesgo cuando, en el caso de los hombres, bebe entre 4 y 6 unidades de bebida al día o entre 28 y 46 a la semana y entre 2 y 4 unidades diarias o entre 14 y 28 semanales en el caso de las mujeres. Sin embargo, y pese a que esta estimación, realizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha sido comentada en diversas campañas de concienciación, tres de cada diez españoles consideran “admisibles” estas ingestas. Pero la realidad, según ha añadido el doctor Pascual, es que se ha demostrado que el 12 por ciento de todos los cánceres tienen una relación directa con el consumo de alcohol. Por ejemplo, el cáncer de mama aumenta su riesgo de aparición en un 7 por ciento cuando se consumen más de 20 gramos diarios de alcohol y el de intestino hasta un 23 por ciento, en comparación con la población cuyo consumo es moderado o nulo. Asimismo, el alcohol está detrás del 17 por ciento de los accidentes de tráfico, hasta del 30 por ciento de las muertes en carretera y multiplica por tres el riesgo de aparición de depresión mayor. “El alcohol tarda cinco minutos en afectar al cerebro y ahí es cuando empiezan a aparecer alteraciones en la cognición, habla o memoria, llegando a su efecto máximo a los 30 o 45 minutos de haberlo consumido”, ha detallado el presidente de Socidrogalcohol. Sólo el 20% de los alcohólicos está diagnosticado Ahora bien, se estima que sólo dos de cada diez casos de TCA están diagnosticados debido al estigma social que rodea a estas personas, a que muchos no son conscientes de que padecen este problema y...

Leer más

PERFIL DE LAS PERSONAS ATENDIDAS POR LA RED UNAD EN ANDALUCÍA

  Las entidades andaluzas de atención a las adicciones realizaron 15.000 intervenciones en el pasado año. Del total de personas atendidas, la mayoría de ellas tenía entre 26 y 44 años de edad, siendo muchas consumidoras de varias sustancias.  18/10/2017- Como entidad miembro de la red UNAD-Andalucía, ENLACE da a conocer las conclusiones del estudio sobre el perfil de las personas atendidas por problemas de adicciones durante el pasado año 2016. Este estudio, en el que han participado un total de 64 entidades, ha sido coordinado por UNAD (Unión de Asociaciones y Entidades de Atención al Drogodependiente) en colaboración con el Colegio de Sociólogos de Madrid y gracias al apoyo del Plan Nacional Sobre Drogas (Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad). Entre las conclusiones recogidas de 15.000 intervenciones realizadas en servicios prestados por las entidades de intervención psicosocial de UNAD, destaca que la franja de edad más atendida es entre 26 y 44 años (55%), que consumen varias drogas en el 75% de los casos. En el caso de los hombres, el tiempo de consumo es superior a los 11 años en un 48%, mientras que entre las mujeres oscila entre 6 y 10 años (36%). Entre las mujeres más jóvenes, de entre 16 y 25 años, está aumentando ligeramente el porcentaje, lo que puede significar dos cosas: una mejora del acceso a los recursos para las mujeres o un aumento del consumo entre las mujeres jóvenes. La mayoría de las personas usuarias han sido atendidas en recursos asistenciales, seguido de los servicios de asesoramiento jurídico. Respecto a las sustancias consumidas, se mantienen las tendencias de consumo que ofrecen otros estudios estadísticos y, obedeciendo a diferencias de género ya detectadas, los hombres consumen más sustancias ilegales y las mujeres superan ligeramente a los hombres en problemas con el alcohol, cuadriplicándolos en cuanto a ansiolíticos y somníferos. Concretamente, en lo que se refiere a quienes recibieron atención por primera vez en 2016, las mujeres superan a los hombres en el consumo de alcohol en un 31%, tal y como indicábamos. Un 17% de ellas son usuarias de ansiolíticos o somníferos, mientras que entre los hombres se demanda mayor asistencia debido al consumo de cocaína (27%) y cannabis (17%). El capítulo dedicado a las adicciones sin sustancia sitúa en primer lugar la adicción al juego (43% de las personas atendidas). Además, durante estos últimos años, estamos viendo que la adicción al teléfono móvil cobra importancia, llegando a ser un problema para un 32% de personas. Los videojuegos e internet son la causa de la solicitud de asistencia para el 10% y 6% respectivamente de usuarios y usuarias. En este grupo también se observan claras diferencias de género. Entre las mujeres destaca la adicción al teléfono móvil (50%), mientras que entre los hombres es más frecuente el juego patológico (52%). En la red UNAD Andalucía destaca la importante labor de asesoramiento, apoyo y acompañamiento a las familias...

Leer más

Las personas fumadoras con el VIH y carga viral indetectable corren más riesgo de sufrir cáncer de pulmón que sida

Artículo extraido de info.drogas por Miguel Vázquez | Fuente original: Aidsmap/Elaboración propia (gTt-VIH) |  05/10/2017 La deshabituación tabáquica supone unos beneficios muy notables sobre la esperanza de vida por lo que deberían promocionarse los programas para dejar de fumar en esta población. Entre las personas con el VIH, el consumo de tabaco es superior al de la población general. El equipo de investigadores estima que el impacto del consumo de tabaco sobre la causa de muerte se hará cada vez más patente a medida que esta población de personas con el VIH envejezca. Las personas fumadoras con el VIH y que mantienen una carga viral indetectable gracias al tratamiento antirretroviral corren un riesgo entre seis y trece veces superior de fallecer por cáncer de pulmón que por cualquier enfermedad relacionada con sida, según los hallazgos de un estudio publicado en la revista JAMA Internal Medicine. Las conclusiones del estudio dan más fuerza a la opinión de que, para las personas con una infección por el VIH bien controlada, el hecho de fumar representa una mayor amenaza para su salud que el propio virus  Entre las personas con el VIH, el consumo de tabaco es superior al de la población general. Por ejemplo, en EE UU, se calcula que el 40% de las personas con el VIH son fumadoras, frente al 15% del resto de la población. El consumo de tabaco reduce la esperanza de vida ya que es causa de problemas cardiovasculares, cánceres y de la denominada enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC o enfisema). Otro estudio realizado por el mismo equipo de investigación concluyó que en el caso de las personas con el VIH y una carga viral indetectable gracias al tratamiento, el consumo de tabaco redujo su esperanza de vida en seis años. El equipo de investigadores examinó datos recientes procedentes de estudios sobre personas que comenzaron el tratamiento antirretroviral en EE UU y, a partir de ellos,  se calculó el riesgo de mortalidad por cáncer de pulmón hasta los 80 años de edad, considerando el hábito de fumar y la edad en el momento de iniciar el tratamiento antirretroviral. También se determinó el efecto sobre la mortalidad que tendría el abandono del tabaco en distintas edades. En el modelo se partió del supuesto de que las personas con el VIH empezaron a recibir atención médica cuando su recuento de CD4 era de 360 células/mm3, y que el 87% de las personas que iniciaron el tratamiento alcanzarían una carga viral indetectable. El equipo de investigadores les aplicó a las personas fumadoras (en activo o en el pasado) las tasas de riesgo estándar de desarrollar cáncer de pulmón, a partir de datos procedentes de la población general de EE UU. Los fumadores...

Leer más

ENLACE acoge la I Reunión entre CEPES y el Consejo Rector del CAIS (Consorcio Andaluz de Impulso Social)

  El proyecto CAIS nace con una innovadora propuesta en España: crear el primer grupo cooperativo empresarial para las entidades del tercer sector. Se trata de un proyecto de transformación social iniciado por ocho entidades que intervienen en el ámbito de las adicciones: la Federación ENLACE, ANTARIS y POVEDA (Sevilla), NOESSO (Almería), JOMAD y ARPOM (Málaga), EMET-ARCOIRIS (Córdoba) y GIRASOL (Cádiz). La iniciativa es uno de los proyectos aprobados por la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES) para obtener confinanciación del Fondo Social Europeo (2014-2020). Sevilla, 18 de septiembre de 2017. Emprender y seguir impulsando líneas de trabajo y actuaciones para favorecer la economía social. Con ese objetivo común, el Consejo Rector del  CAIS y representantes de CEPES han mantenido una primera reunión de trabajo para tratar las principales vías de actuación y objetivos contemplados en el proyecto de creación de una estructura cooperativa para las entidades del tercer sector, iniciativa impulsada por ENLACE. Un proyecto pionero en España que nace con el objetivo de generar nuevas entidades de economía social y que ha obtenido la aprobación de CEPES para contar con cofinanciación del Fondo Social Europeo. En la reunión, el grupo motor y Consejo Rector del CAIS y representantes de CEPES abordaron cuestiones básicas para satisfacer los puntos clave y resultados esperados de las diferentes áreas de trabajo y servicios que engloba esta iniciativa: – Área de formación. – Área de Calidad. – Área de conexión y redes. – Área de transformación social. – Área de inserción laboral. – Área de impulso empresarial e integración. – Área de comunicación e incidencia. El proyecto CAIS tiene como principal objetivo la creación de un grupo cooperativo empresarial para las entidades del tercer sector que, además, tenga continuidad para abrirse y dar respuesta a todo tipo de instituciones y corporaciones en este ámbito. Su función principal será la de prestar servicios de apoyo, impulso y visibilización a las actividades que desarrollan las entidades, así como favorecer y posibilitar sus oportunidades de crecimiento empresarial. Con esta iniciativa se busca, además, una vía para fortalecer a las entidades del tercer sector a través de la incidencia institucional y política. Por su parte, la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES) aprobó durante el pasado mes de julio 20 proyectos cofinanciados por el Fondo Social Europeo. Las iniciativas, con un valor de 1,7 millones de euros, implicarán la creación de 823 empleos y 146 empresas de economía social. Entre éstas, se encuentra la Sociedad Cooperativa Andaluza de CAIS, un proyecto que se enmarca en los principales objetivos estratégicos de la convocatoria: Promover la inclusión social fomentando mercados laborales inclusivos y desarrollando estrategias de intervención integrales. Y aprovechar el potencial de la...

Leer más

¿Cómo prevenir a mis hijos/as de los consumos cuando yo he sido consumidor de drogas fiscalizadas?

Artículo extraido de  las drogas.info de la sección de opiniones por  David Pere Martínez Oró (Doctor en Psicología Social) |  Marzo 2017 Del tabú a la prevención basada en la normalización El proceso de normalización de las sustancias fiscalizadas acaecido en las dos últimas décadas ha provocado múltiples consecuencias, tanto en las políticas de drogas como en las estrategias de prevención y asistencia. En el presente texto quiero abordar una de estas consecuencias, aunque bastante disimulada para las miradas profesionales, pero que considero de suma importancia para mejorar las estrategias preventivas dirigidas a las familias. Estoy hablando de las madres y los padres que son o fueron consumidores de drogas, mayormente de cannabis. Lo que sigue a continuación no deja de ser una compilación, breve y seguramente insuficiente, de las ideas principales del libro «Del tabú a la normalización. Familias, comunicación y prevención del consumo de drogas». La irrupción de los consumos recreativos de drogas entre la juventud española convirtió a la familia en el baluarte antidrogas. Se la conceptualizaba como la institución más importante a la hora de proteger a sus vástagos de la terrible amenaza que suponía «la Droga». Durante los setenta, ochenta y novena, los padres y madres de los adolescentes y jóvenes estaban extremadamente alejados de la realidad de los consumos de drogas. Su ocio juvenil había sido escaso, por no decir nulo, y las únicas sustancias conocidas era el alcohol y el tabaco. La única información disponible era la ofrecida por los medios de comunicación en clave tremendista y alarmante. El miedo era la emoción inoculada para entender el fenómeno de las drogas y el rechazo la única estrategia viable para mantener las drogas alejadas de los hijos/as. Las miradas tremendistas sobre las drogas provocaron que en el seno familiar se construyera un tabú sobre las drogas. Los padres y madres decían «no os droguéis» y la única opción válida para la descendencia era hacerlo o hacer ver que se abstenía. En ocasiones, el tabú era (y aún es así en algunas familias) tan acentuado que casi no hacía falta decir nada «porque ya estaba todo dicho». Este tipo de lecturas provoca que la cuestión de las drogas se convierta en un asunto de orden moral. El bien es abstenerse y el mal drogarse. Por tanto, los hijos/as consumidores de las familias donde reinaba el tabú se quedaban desprovistos del apoyo familiar, y más allá de esto, las madres y los padres se convertían en «policías caseros». Cuando la cuestión de los consumos planeaba por la vida familiar, entonces empezaban el juego del gato y el ratón: los hijos escondían su relación con los psicoactivos y los padres/madres estaban al acecho de cualquier indicio que los delatase....

Leer más