Coronavirus y adicción: ¿Cómo afrontar 15 días (o los que puedan alargarse) en casa cuando estamos en proceso de rehabilitación?

El Coronavirus ha hecho que la sociedad haya tenido que frenar en seco la vida habitual a la que estábamos acostumbrados. Los ritmos se ralentizan o quedan relegados al hogar. No es fácil para nadie. Las personas acostumbradas a una gran actividad se ven obligadas a estar horas y horas en casa sin mucha actividad física. Las que tienen una relación mala con algún familiar, se ven obligados a compartir metros cuadrados con personas con las que, tal vez, les gustaría no ver tanto a lo largo de un mismo día. Las personas que viven solas van a experimentar la verdadera soledad de no hablar con nadie en todo el día. Las personas mayores, además población de riesgo del virus que nos ha golpeado estos días, deben estar sintiendo miedo y más aislamiento. Los niños y niñas, acostumbrados a correr por los parques, desesperación e incomprensión desde la más pura de las inocencias. Y aún todos ellos deben sentirse ‘agradecidos’, pues hay situaciones más complicadas y horrendas como quedar en casa encerrada con tu maltratador. O no tener casa, ser una persona sin hogar con el mayor de los riesgos a ser contagiado. ¿Qué ocurre con una persona que está en proceso de rehabilitación? Lo primero que se recomienda cuando se empieza un proceso de rehabilitación es que se ocupe el tiempo libre con actividades de ocio, la realización de deporte y que se apoyen en grupos de ayuda mutua (terapias de grupo), además del apoyo de la terapia individual y la asistencia al centro especializado de tratamiento en adicciones correspondiente. Tras la declaración del Estado de Alarma por parte del Gobierno el pasado sábado, muchas de estas recomendaciones quedan prohibidas. El Estado de Alarma limita la libre circulación de las personas a temas estrictamente necesarios como son: ir a comprar, acudir al centro sanitario si es imprescindible, ir a la farmacia, ir a trabajar y poco más. Esto se ha traducido en la cancelación de las terapias de grupo en las asociaciones de adictos en rehabilitación y de las citas al centro de tratamiento especializado (aunque sigue el apoyo telefónico), también la cancelación de las actividades realizadas de forma habitual al considerarse reuniones de personas y un foco de riesgo de contagio; pero no solo eso, es que además no se puede salir a la calle para practicar deporte o simplemente para ‘tomar el aire’. Un exceso de tiempo libre puede ser un riesgo de recaída en una persona en proceso de rehabilitación, por este motivo nuestro colaborador y médico en conductas adictivas Paco Pascual ha elaborado una serie de recomendaciones para seguir y prevenir recaídas: .- Si estás en proceso de rehabilitación por padecer una conducta adictiva...

Leer más