La familia en el proceso de rehabilitación de una adicción

Muchos enfermos llegan al proceso de rehabilitación empujados por sus familias: mujeres o maridos, hijos o hijas, hermanas o hermanos, padres o madres. Ellos son al mismo tiempo muchas veces la motivación al cambio. Llegan a un punto de inflexión en el que no les queda otro remedio que poner al enfermo entre la espada y la pared a base de ultimátums con amenazas de cortar la relación. Llegar a este extremo, que evidentemente, no tiene porqué sucederse siempre ni ser igual en todos los casos, viene derivado de no una sino muchas situaciones que hacen que la vida con esa persona empiece a ser ya insostenible. FAMILIA La familia es el primer agente socializador del ser humano. Debe permitir el desarrollo biológico, psicológico y social del individuo, justo las tres vertientes en las que influye la enfermedad adictiva. Se trata además de la primera red de apoyo social puesto que contribuye a atenuar el impacto de los cambios y tensiones de la cotidianidad, según publica la Revista Española de Drogodependencias en su artículo ‘Publicaciones e investigación con enfoque familiar en la Revista Española de Drogodependencias (2002-2012)’ de Alejandro David González López. Según este artículo, “se hace evidente que el consumo irresponsable de drogas conspira contra la salud familiar, producto de vulnerar todas sus funciones como grupo primario de la sociedad”. Va a depender de la adicción pero los patrones generales son prácticamente comunes. Problemas económicos, de aislamiento social, falta absoluta de comunicación en el núcleo familiar, maltrato en ocasiones físico y en otras psicológico o sensación de invisibilidad paterna o materna (tener un elefante en el salón), cambio en los roles de los miembros de la familia, intento por ocultar al mundo exterior el problema, mentiras, desconfianza, etc. La familia sufre por tanto la enfermedad adictiva. Al igual que un fumador pasivo inhala el humo del que se fuma el cigarrillo, el familiar de una persona con problemas de adicción inhala las consecuencias de todo lo que provoca, se sobrecarga de responsabilidad y culpabilidad. Es por eso que cuando una persona inicia un proceso de rehabilitación, la familia debe también participar del mismo y no solo como apoyo o prevención de recaídas o comportamientos futuros en los hijos, sino porque ellos también son enfermos que necesitan curarse. Para llegar a trabajar con las familias existen recursos como ASAYAR, una Asociación Sin ánimo de Lucro Rehabilitadora de Adicciones en Madrid que nació para desde una acción voluntaria social, altruista y generosa, dotar de personas, medios, programas de rehabilitación, información, seguimiento, comprensión a todas aquellas personas que quieren salir de una enfermedad tan grave como la adicción.  Óscar Espartosa, presidente de ASAYAR, explica que el familiar llega muy desorientado y confuso, necesitando de un...

Leer más

Origen del trastorno de adicción

        Las generaciones posteriores a 1980 empiezan a tener más conciencia de que el alcohol puede ser perjudicial para los menores de edad (esto no es tan válido para el mundo rural, donde cuesta más desarraigar determinados hábitos y falsas creencias), pero las anteriores a esta época (y generalizamos sabiendo que no es así en todos los casos, ni mucho menos) todavía han criado a sus hijos con ideas equivocadas respecto al uso y consumo del alcohol . La copa de vino o cava en las celebraciones, el remedio casero contra el resfriado o el dolor de muelas, el Agua del Carmen para el síncope o el sofoco, el jerez quinado que se utilizaba como reconstituyente o para abrir el apetito…. Todo esto podía suponer un contacto con el alcohol a edades muy tempranas. Si existen factores de riesgo si hay consumo precoz, las posibilidades de enfermar se disparan. Así, cuando se inicia la adolescencia, entre los 14 y 16 años, y el individuo empieza a consumir socialmente (al principio, en momentos muy señalados y puntuales) posiblemente ya adquiere la enfermedad. La única manera de comprobarlo seria ver si se ha instaurado tolerancia y si se da síndrome de abstinencia . En estos momentos ya tenemos una persona enferma  de alcoholismo sin que ni ella ni su entorno se hayan percatado del más mínimo problema, o por lo menos no relacionan los primeros problemas con el consumo de alcohol. Es bastante habitual que se produzca un bajón en el rendimiento escolar de la persona e, incluso, que abandone los estudios; también es habitual que la persona se independice antes de lo normal o que empiece a trabajar en puestos de fácil acceso (negocios familiares, trabajos poco cualificados…). Se suele escuchar que el fracaso escolar es un marcador de riesgo para la enfermedad. Aquí ya se empieza a hacer una interpretación errónea del desarrollo de la enfermedad. Según nuestro esquema, el fracaso escolar es un efecto de la enfermedad y no un preeditor. Artículo publicado en ” las drogas.info”, y extraído de Help Adicciones, centro de desintoxicación de drogas y escrita por José Manuel Torres García, experto en adicciones, en el mes de noviembre...

Leer más

Las drogas de diseño

Una de las drogas de diseño más populares y consumidas, por la facilidad de encontrarla y la sencillez con que se fabrica es la metanfetamina (speed).         Una de las drogas de diseño  más populares y consumidas, por la facilidad de encontrarla y la sencillez con que se fabrica es la metanfetamina (speed). Ha habido un ligero repunte de consumo y el cristal azul que es motivo de orgullo para los consumidores gracias a la reciente serie Breaking Bad. En realidad, esta droga es muy peligrosa y tiene efectos muy perniciosos para el organismo. Su bajo precio y su relación con los espacios de ocio hace que sea muy consumida y que provoque serios problemas en discotecas, festivales de música y lugares donde se está de fiesta. Sus efectos son parecidos a la anfetamina, que permite estar activo más tiempo, ya que se trata de un estimulante químico que intensifica la acción y el habla, lo que convierte a las personas que lo toman en hiperactivas. Uno de sus efectos es aumentar la frecuencia cardiaca, lo que provoca que existan serios riesgos de sufrir lesiones en el sistema cardiovascular. Otro de los efectos que tiene es que llega con más facilidad al cerebro incluso que la anfetamina utilizando dosis similares. Es importante saber que sus efectos son más duraderos y más dañinos para el sistema nervioso central. Para combatir la adicción a la metanfetamina hay que procurar que el paciente se aleje de los lugares donde puede estar presente esta. Poco a poco, hay que trabajar en eliminar la dependencia, haciéndole ser consciente de que la droga no le hace pasarlo mejor en esos momentos de ocio, sino que realmente le está estropeando la salud y provocándole serios problemas en su organismo. Trabajando en el cambio de actitud frente a sus momentos de diversión y sus costumbres de diversión, se puede superar la enfermedad y conseguir que recupere su vida sin la adicción a las drogas. Artículo publicado en ” las drogas.info”, y extraído de Help Adicciones, centro de desintoxicación de drogas y escrita por José Manuel Torres García, experto en adicciones, en el mes de noviembre pasado, en la que habla sobre el ligero aumento en la actualidad de consumo de las drogas de diseño (mentafetamina-...

Leer más